“Cuanto más se les consiente y se les soporta, peor responden. Sólo entienden del palo”. Este es el tratamiento que Gregorio Peces-Barba postula para los católicos, según consta en un artículo firmado por él el domingo pasado  en el diario El País. El texto de Peces-Barba, que lleva por título “La laicidad, objetivo de la democracia en España”, lamenta el hecho de que el “espíritu laico” deba todavía coexistir “con una Iglesia católica que vuelve por sus fueros y por su prepotencia”.

           En el contexto que estamos viviendo últimamente en nuestro país, con ese laicismo beligerante creciente, con ataque a capillas universitarias e iglesias, con profanaciones y provocaciones varias desde ciertos sectores políticos y mediáticos, las palabras de Peces adquieren una gravedad excepcional por su contenido y por venir de quien vienen, haciendo gala de su verdadero “talante” y de su ausencia total de tolerancia y de sentido democrático.

               No es la primera vez que dicho señor nos regala semejantes reflexiones. Ya hace casi tres años publicó en el mismo medio unas reflexiones semejantes, aunque menos burdas, a las que ya entonces respondí desde mi humilde blog en agosto de 2008. Leído ahora, me parece “profético” aquel post. Me reafirmo en todo lo que ya dije, y os lo dejo en el siguiente enlace.

https://facundolopezsanjuan.wordpress.com/2008/08/27/carta-4-con-los-laicistas-hemos-topado/

               Sólo quiero añadir una cosa… el arma de los cristianos para responder a semejantes ataques es la humildad, la fortaleza, la firmeza, la confianza en Dios, el perdón y la caridad ante todos, incluidos aquellos que nos atacan… sabiendo que somos más y que somos mejores…